domingo, 25 de octubre de 2009

Cuestión de Actitud

Despertarme, viajar a los lugares que debía acudir, asistir a la universidad, sonreírle a toda a la gente, opinar de lo cual ya no me interesaba, sentir, emocionarme, trabajar e intentar que todo se coordinara, al parecer hace una buena cantidad de meses ya no era suficiente para mi. Pues creo que tal rutina me estaba aborreciendo y dentro de mi pasividad no lo notaba, probablemente porque me había hecho cómplice de mi propia monotoneidad, la cual me estaba tragando en sus redes en los diferentes aspectos de mi vida y culposamente puedo decir que me dejé llevar. Tal vez me sentía engañadamente cómoda, comodidad que a la larga me hizo “click” en la mente porque es bien sabido por aquellos que me conocen que monótona no soy. Involucrarme en la monotoneidad provocó que lazos con situaciones y personas en la actualidad se rompieran, lamentablemente eran aquellos los que me hacían danzar en torno a la pasividad, lo peor de todo es que siento algunas caídas de aquellas situaciones y personas que ya no están en mi vida, aún así prefiero quedarme con el buen recuerdo de lo que alguna vez fue de cada uno de ellos.
Ahora bien, pensando en el sentido de la falta de iniciativa de muchas personas, me pregunto que seria de nosotros si no tuviésemos la personalidad para realizar proezas que nos impulsen a hacer mejores en nuestras propias vidas y a la larga en las vidas de los demás, y no me refiero a proezas como el llegar en un caballo blanco al rescate de quien amamos, sino pequeños detalles que realmente pueden cambiar nuestras vidas. Es así como viendo un cortometraje llamado “Sings”, hace un par de meses, me di cuenta que todo va en la actitud con que uno enfrente al mundo, pues claro, el despertarse y seguir con el resto de lo que nos prepara el día no cambia mucho lo que ya tenemos en mente, la diferencia puede estar en como nos planteamos ante lo ya preparado, a sabiendas que posiblemente no sea un día en los que alumbre el sol. La actitud la podemos manejar a nuestro antojo, conformando conductas de motivaciones intrínsecas, las cuales se logran amoldar al contexto social en el que estemos insertos, pudiendo así, (para mi) cambiar quizás lo ya predispuesto por el ambiente, obteniendo mágicamente una sonrisa espontánea en nuestro rostro y en el rostro de quienes nos rodean. En el cortometraje que les mencionaba, hay un muchacho que cada día se sentía abatido, hasta que algo, más bien alguien, le hizo “click” y logra salir de su monotoneidad, porque simplemente fue capaz de mirar más allá de su propio espacio común que lo estaba coartando, logrando realizar proezas tan simples como el preguntarle a la joven que le agradaba “do you want to meet?”, lo cual si lo llevo a la vida real y más cercanamente a mi vida, todo se vuelve creíble, pues si yo no hubiese hecho “click” hace meses seguiría inmersa en asuntos irreales que se estaban forjando sobre un lecho de mentiras, entonces, doy gracias a ese “click” que remeció mi pensar y sentir, logrando que actualmente cambiara mi actitud, ahora puedo decir que “me la creo”; me creo mujer, me creo psicóloga, me creo linda, me creo responsable, me creo alegre, me creo emprendedora, me creo soñadora, me creo amiga de quien se lo merece, me creo honesta, me creo en el camino de mi madurez, me creo todo eso y mucho más, porque es la actitud que me ha hecho cambiar, que ha hecho plantearme firme ante las personas que creen tener la actitud correcta y que simplemente viven una mentira diaria y eso sí que lo digo con certeza, porque enfrentarlos en sus mentiras es sorprendente, ya que aún así insisten en su pseudorealidad, pero eso ya es harina de otro costal.
En resumidas cuentas, lo mejor que puedo hacer por estos días es seguir motivada por aquellas cosas que se habían dormido dentro de mi y no porque ciertos materiales y personajes de mi actuación ya no estén bajaré el telón, muy por el contrario el show recién comienza. Y así como una vez, en medio del Teatro Municipal de Valpo. al terminar una obra que estaba presentando, una profesora de teatro que tuve me dijo “Marce, tienes pasta para todo lo que quieras emprender, no solamente para el teatro, date cuenta, brillas por si sola”, puedo decir que sus palabras me hacen sentido, porque ahora tengo actitud para enfrentarme a quien sea o a lo que sea, porque simplemente desde ahora camino con la frente en alto y puedo decir con amplia convicción y certeza, que para mi todo es cuestión de actitud.

4 comentarios:

Ignotum dijo...

Lo mejor que uno puede hacer como persona y ser humano es conocerse a si mismo.

De hecho a veces dentro de la misma cotidianeidad hay elementos que no percibimos por lo mismo, por estar siempre hay y ser eso, un "elemento".
Lo bueno de ellos es darse cuenta y entender lo que nos rodea, por mas simple que eso. De hecho sucede en la música y la filosofía, para redactarlo mejor, sucede en el Arte.

Como comunicador que soy, para no llamarme a si mismo cineasta o realizador de cortometrajes/documentalista. Me gustó mucho el corto, y creo que el no ser una persona comprometida se entiende mejor.

El Amor es lo único que nos hace humanos.

Ignotum dijo...

Fe de erratas: por estar siempre hay y ser eso,

Debiese decir: por estar siempre ahí y ser eso,

Diejo dijo...

monotiedad. la verdad es que el en mar de unt ermino tan sencillo que se deja al azar, es donde uno deberia descubrir sus motivaciones y las motivaciones que lo llevan a uno a ser monotono. la monotenia no deberia ser la exitante vida de formarse profesionalmente, ni el formarse profesionalmente deberia ser una carga. pero al parecer todos padecen ese mal que aprendi a erradicar cuando me di cuenta que el constructo social esta construido por la gente, la gente que se queja o padece sin quejarse de esta. somos culpables de nuestras propias desgracias al final del camino. pues... aprendi, como he dicho en mas deuna ocacion que mi decicion era estar ahi, que era mi decicion aprender, aburrirme, no dormir, faltar, reprobar, aprobar, discutir, etc etc... asi como al final, cuando de cada 3 palabras que decia,2 eran psicologicas, que por lo demas contrastaban con mi desempeño cotidiano, decidi no seguir. demaciado en mi vida que madurar para poder "guiar" "gestionar" y tantos sinonimos idiotas que nos enseñan, a otros. ahora 2 de cada 3 no son ironias y la 3era es de apoyo. para recordar que hacia ahi, recorde quien soy y definitivamente quien no. recorde que aborrecia a la gente que hiba en la micro a las 7 de la tarde con traje de vuelta a casa con el rostro de "es como si la vida me hubiera castigado". no es la vida. es uno mismo. para ser feliz, tenemos que aceptar las consecuencias de nuestras propias deciciones. y para eso, hay que tomar desiciones desde el corazon, no desde la cabeza. puedes explicar la razon, pero cuando alguien me explique el corazon, el porque un sentimiento te dice que hacer aunque lo nieges, entonces asumire que no estaba sintiendo.
pues, la magia que se esconde en muchos, la ven pocos y la explota aun menos personas. ahogar esa magia en una carrera? no deberia potenciarla?
desconchetumaricemosnos!
para no conchetumariazr a nadie mas.
cuando te vayas cagaa de la risa por el cansancio que te agobia, sabras que la decicion de lo que hiciste hoy dia, te hizo feliz.

Alonso dijo...

Primera regla de la Metafísica: "Lo que piensas se manifiesta". Por eso la importancia de una actitud positiva.

Me gustó tu reflexión. Saludos.